martes, 29 de septiembre de 2009

Yo no sé nada...




Es que las horas lo saben y por ello se tornan tan solas,
se confabulan con la cama, las sábanas y la almohada,
se disfrazan en partículas minúsculamente vacías
que me llegan a cuentagotas, el segundero se mueve
y no amanece –tic tac, tic tac- la cama se ensancha
hasta la orilla de tus mares que en calma me ahogan
mientras las sábanas pesan y pesan distancias y el fiel
de la balanza dice que ya no vuelan.

La almohada huele a ti a sabiendas de que no huela anda,
el amanecer no llega, a la vida le falta el sentido.

Y es que las horas son dueñas del tiempo;
tu recuerdo, la oscuridad y la luz le siguen el juego,
te espero, las horas se saben eternas y autónomas
pasan calando los lagrimales, la lluvia y la noche
distraen al mañana, las horas lo saben;
tú no regresas, yo no sé nada.

Due.  01. 08. 09

lunes, 14 de septiembre de 2009

Sólo un instante…


Resulta que después de darte cuenta
que nunca supiste ni su nombre
y que aún así recuerdas;
cada aroma,
el suspiro de su cabellera,
el tamaño justo de su espalda,
lo torneado de sus piernas,
la cadencia de sus pasos,
las chispas que estrellaban su mirada,
y además medía la estatura exacta de tus sueños,

después de que la vida ya es letra escrita,
y que en el presente y el futuro se observa
la estabilidad completa,
prendes un cigarro –si es que acaso fumas-
y al beber la taza de café caliente
te das tiempo de mirar lo que has acumulado,

y al cerrar los ojos le miras con disimulo
en esa distancia que se llama tiempo,
y suspiras y en un parpadeo
te das el permiso de quedarte sin aliento,

y recuerdas que en cada recuerdo
bueno o malo siempre estuvo de tu mano,
y te acuerdas que nunca supiste ni su nombre,
y en mas de media vida siempre
le miraste tan cercano y como fantasía,

no hay remedio, no te queda mas
que decirte en silencio; amé, amo y amaré,
pero sin dudarlo y sin sentido alguno de la vida
tú que siempre fuiste sólo un instante,
eres sin dudarlo: el amor de mi vida.

Due® 13septiembre09

sábado, 15 de agosto de 2009

Pensè en cambiar..


Ayer por la noche abrí la ventana
y colgada del viento-tu aliento sentí
reflejada en la luna una mirada que no era la tuya,
y quería encandilarme,
y me hablo al oído,
y quería de mis manos caricias en letras,
en mi voz la lectura de bellos poemas
y mezclar en un beso su aroma y el mió.
En complicidad de tu luna –vaya descaro-
llenaron de insomnio mis sueños,
la noche fue corta y el encanto somero,
sin embargo amor - para que te lo niego-
estoy solo y pensé en cambiar…
en cambiar el color de mi mente,
las aladinas sabanas de aquel nuestro tiempo
y desmoldar con mis manos esa almohada
que insiste indecente en guardar tu imagen,
-pensé en recordarte un poco menos-
quise hidratar mí sonrisa que ya se partía
entre tanta melancolía y atender a esa mirada,
y conocer de nuevas estrellas,
y cambiar el amor que te siento
aún en ésta distancia por algo tangible,
por menos espacio aunque fuera de paso,
aunque fuera un rato,
y ventilé nuestro cuarto,
entró tu recuerdo y me sentí en tus brazos
que dicen que ya falta poco,
que regrese a tomar café en las mañanas,
que cierre los ojos y te espere otro poco…
y de nuevo te amé en presente y futuro,
y recordé tu sonrisa de media luna
y cerré la ventana,
aquí no ha pasado nada amor,
te ama mi corazón, yo te sigo esperando…

Due® 15agosto09P

viernes, 14 de agosto de 2009

Tengo que decirlo


el reloj se muere lentamente
en la pared de muerte natural al esperarte
y yo con él colgado en su esperanza,


Me lo han dicho corazón,
-la esperanza muere antes que uno-
¿o lo leí de un loco?, no lo sé amor,
de cualquier forma eso suena a frío,
se siente a que en cualquier momento
me resigno a que no vuelves.
Y me sabe a olvido.

Desde tu partida no sé nada,
acaso los recados que me dejas
en la cara bella de la luna,
o en la lluvia que me sabe a olvido
y que disfraza en mi rostro
el resultado de éste nudo en la garganta,

y sigo aquí esperándote y guardando
para ti toda la mar en caracolas rosas,
aún tengo tus suspiros en el cuello
colgados como perlas de rosario
y tu nombre cada noche a flor de labios,

te veo al despertar con el primer atisbo
en la cortina del polvito que se mira
entre el sol y el horizonte,
y lo siento corazón, pero tengo que decirlo;
me confundo entre el principio
de otro día con esperanza,
o lo que puede ser el rastro
de la ultima parte de mis sueños.

Due® 14agosto09

sábado, 8 de agosto de 2009

Retomé


La costumbre acomoda en su sitio cada carencia,
la melancolía suele ser hija de las ausencias


Y me dices amor, que con tu ausencia
no pasa nada –tal vez así sea-.
Yo siento que el tiempo se escurre
entre los dedos letal y pesado como mercurio.
Créeme, el tiempo ensancha distancias
y crea fantasmas en donde se ocultan
aquellos detalles de aquel nuestro tiempo.
Tal vez no pasa nada allá en tus playas,
pero acá en tu rincón se abrieron ventanas,
el polvo ha huido y poco a poco
la luz va sonando a campanas
de misas con feligreses alegres,
tu almohada recobró su figura
y la cama se ajusta a la mía.
Claro que te extraño y te amo
-te estoy esperando-
pero ya me dolían los labios
carentes de toda sonrisa.
Están pasando cosas amor,
la distancia, con dudas aún,
diluye algunas de tus caricias,
he vuelto a beber café del mañana,
y sin malicia amor, retomé la poesía.

Due® 8agosto09

viernes, 7 de agosto de 2009

Nuevas distancias


Me han contado
que el mundo
se ha vuelto
un pañuelo,

que lo mismo
se navega
en versos de vela
que se le da la vuelta
en aviones doblados
de poesía entera,

que los mensajes
llegan a puerto
antes de lo que tarda
un suspiro,

yo no lo sé,
tal vez así sea,

pero entonces
que no me vengan
con cuentos
de que mis besos
no llegan…

Due® 7agosto09

domingo, 2 de agosto de 2009

Ausente


No lo sabes corazón,
pero de cuando en cuando
me gusta regalarme tiempo
-y eso desde cuando estabas-
me gusta estar conmigo a solas;
así me sabe más a ti lo tuyo,
lo poco o mucho que me dabas,
lo que me dejaste
y aquello que en tu distracción
tomé a escondidas.
Y me gusta amor -aún ahora-
me sabe a ti todo ese tiempo,
me sabe a cuando estabas
y entre broma y risas
medias el daño que habría
en mi corazón cuando partieras.
Lo tuyo fue premeditado.
Lo mío no fue alevosía corazón,
pero ya me presentía que tus besos
me salaban de anticipo tu partida,
así que ya lo ves;
tomé tu aliento
advirtiendo los tiempos
que de cuando en cuando
tendría que regalarme
a solas tu ausente compañía.

Due® 2agosto09

viernes, 24 de julio de 2009

Todo en orden…


Ayer de noche te sentí cariño,
te sentí con tanta inquietud
que imprudentemente desperté para mirarte;
la habitación olía más a ti que de costumbre
y las huellas de tu cuerpo en la cama
-lo juro por mi alma- lentamente despertaban,
la ropa del ayer que desnudó tu cuerpo
en la silla intacta aún estaba,

te sentí de nuevo,
te ame por siempre,
te escuche de nuevo,

y miré encendida la luz de la terraza
donde acostumbrabas sentarte
a solas a pescar fragmentos de horizonte
que luego me mostrabas y que juntos
regresábamos al aire de un soplido por temor
a que las fantasías se acabaran.

Todo en su perfecto orden,
el alma, mi respiración y el corazón
latiendo como siempre al ritmo del amarte,
me recosté amor,
me cubrí la cara con la sabana impregnada
de tu aroma y corrí a tus brazos,
es decir; me dormí de nuevo,
no fuera a ser de cierto
que al abrir los ojos esa realidad
tan bella sólo fuera un sueño…

Due® 24julio09

jueves, 23 de julio de 2009

Disculpa…


Amor, te pido me disculpes,
ayer de noche entre sueños
te envié como fantasmas a mis dedos,
-sabes bien que no es cosa mía-
es ése haberte declarado piel de fuego para ellos,
y su falta de razón que no le temen al abraso
de sentir de nuevo que te acarician.
Se fugaron de mis manos a tu encuentro,
y te confieso corazón; no hice nada para evitarlo,
me senté a un lado cual perverso para verlos
y entre sueños, aunque suene extraño,
cerrar los ojos para ir leyendo cada braza de tu cuerpo.
Recordé cada instante de aquellos tiempos
cuando entre besos medía los centímetros
de fuego entre lunar y cima,
entre simas y rincones recién descubiertos,
y los vi amor -no sé cuanto tiempo-
acariciando y leyendo cada parte de tu alma,
acariciándote y quemándose y quemándose de nuevo,
y discúlpame por ello
sé que los sentiste aunque haya sido en sueños,
pues cuando más se abrasaban al fuego de tu cuerpo,
allá donde te encuentras con tibia voluntad,
y acá en donde duermo;con tímida humedad, se apagaron.

Due® 29julio09

domingo, 19 de julio de 2009

Dilo de una vez

Ojos tristes por las noches -me olvidaste-,
locos de dolor te buscan en tus dudas,
ven la luna –ultimo escondite- y atrás de ella.
Inolvidables tatuajes de lo tuyo les dejaste,
dilo de una vez, toma fuerza y di que aún me amas,
o lo haces, o te alcanzo allá a donde me mandaste…

()

Due® 16julio09javascript:;

realista…

no eres tú cariño, ni siquiera tus
ojos que con una mirada matan;
mar, río, cielo, viento; todo en calma,
entonces apareces como magia,
mueves mi alma y lo que importa,
ultima arritmia, el corazón se entrega ,
entonces todo cambia, vaya sino,
ruge el cielo; fío. Mar y río se desbordan,
o es qué ¿no es posible? sin oportunidad de ti me quedo.

(Acròstico)

Due® 18julio09

martes, 14 de julio de 2009

En sal o en negras…


A ver si sale o entra,
si se queda en negras o se sala en blanco
Rescaté el recuerdo de tu piel;
estaba en el empeño,
¿hablando en piel?
parte de la mía está en tus uñas
¿me la guardas?.
Me bebí tu amor,
sírveme otro trago,
¿encanto?
sin hielo para por favor,
canté dos veces, escuche tu llanto,
de Judas me acordé contigo
¿ilación de hechos?
dame un beso,
corazón me duele el pecho
-tic tac, tic tac, pasa el tiempo y se están salando-
tu lágrima se baña en la mar de la distancia,
nada, nada, se ahogó lo siento,
¿otro trago?
hace dos que soy abstemio,
¿la otra mejilla?
si me besas te madreo.
¿mi corazón amor?
perdió en la embalsamada el arrojo.
Que sea en negras, que quede en letras,
¿no sabes leer?
pero sí leías mi piel en Braille,
tic tac, tic zas
se te cae la cara
¿de verdad o de cinismo?
¿tiempo?
¿el tiempo amor?
no lo sé,
lo siento corazón,
se nos saló de nuevo,
se le terminó la pila el marcapasos.

Due® 14 julio 09

domingo, 12 de julio de 2009

De nuevo Julio...


Aún tengo tu cintura bajo el brazo,
aún después de tanto tu silencio está en la cama,
en la humedad de los recuerdos y en la almohada.
Completamente tú estas en la memoria
y en la carne que aprendió
a no prenderse nuevamente de caricias falsas.

-ya te perdoné, ¿tú ya te encontraste?-

De nuevo julio y tú en mí y en cada tarde
de los que han pasado,
y seguramente como religión en el que viene.
Contigo el verbo era mudo,
¿lo recuerdas?,
sé que no, después de tu partida
tus recuerdos me los encontré tirados en la nada.

Es verdad, te recuerdo sólo como una rutina.
No olvido que a tu lado el sexo
como la poesía se construía sin palabras,
eso te lo reconozco.
-¿Cuánto ya de aquello que vivimos?-

Me reconstruí en base a las ruinas que dejaste.
Pero dime corazón ¿cómo te ha tratado el tiempo?
¡vaya!, aún me importas, que ironía

Dije que no te cambiaria por el futuro,
pero ya lo ves, pasa el tiempo y te recuerdo,
hay cosas de ti que se me escapan;
tus ofertas, tus promesas;
no encuentro el color de tu mirada,
ni el aroma de tus muslos,
no hay nada que me sepa al sabor de aquellos besos.
Estas aquí, aún siento tu cintura en mis brazos.

Ahora, en tu ausencia,
en cada julio el verso fluye como el agua,
unas veces cristalino y a tu nombre,
otras melancólico sin duda.
¿será acaso que te me quedaste también en el futuro?


Due® 12julio09

viernes, 10 de julio de 2009

Fantasía


¿Qué tan tarde es?
vaya, se ha escurrido nuestro tiempo,
se escurrió entre los versos que te dibujaban;
entre dedos, besos, caricias y antifaces.

La culpa es toda mía, te imaginé y te dedique
completa mi poesía sin escatimar mi tiempo,
nunca hasta ahora me di cuenta que te estaba inventando.

Eres mi obra, naciste de una fantasía, o tú dime;
¿estuviste ahí a mi lado disfrutando tus orgasmos?
¿o es que te recuerdo a través de aquel poema
en el que dibuje un horizonte que sabia
a la desnudes de los contornos de tu espalda?.

Debe ser muy tarde ¿hace mucho frio? ,
debe estar helando,
ya son más de once los renglones
y en ninguno te encuentro.

Te inventé en la falta de razonamiento
y con mi pésima la caligrafía.
Me senté en mi cerebro y escribí de corazón poesía,
esa es mi obra, fuiste mi modelo.

Te inventé con sentimiento en mis versos,
pero ahora que hace frio y es tan tarde
me llega la razón
y entiendo que lo hice cual si fuera retratista,
dibujé de ti entre letras sólo lo que mi cristal miraba.

Me entregué a ti en cuerpo y alma como lo hace el modelista,
fui superficial y de ello mi obra trata. Nunca te leí el alma.

¿Qué tan tarde es?,
vaya, ya es muy tarde,
perdí el tiempo, desmiénteme si miento.

Due® 10julio09

lunes, 6 de julio de 2009

Superficie y piel...


Corrí el riesgo
-perdí-
busqué en lo profundo de tu aurea superficie,
era piel,
mis dedos y otra parte de mi cuerpo lo atestiguan,
abajo no había nada;
nada escrito de tu parte, sólo carne;
carne adulterada por la leche de tu mala madre.

No te culpo, conocía bien el riesgo de buscar
cualquier cosa debajo de tus superficialidades.
Quizás fue el momento,
¿no lo sé?
tú decías busco sexo y yo entendía; ámame.
-te ame-

Tal ves fue el hablar el mismo idioma
entendiéndote otro lenguaje.

Tú pedias cama y yo poesía te escribía
- ¿aún hay tinta del poema
que escribí sobre tus nalgas? -,
eras todo fuego en tus necesidades,
tú decías penétrame y yo entendía;
vive en mi, quédate a vivir aquí.

Una, dos, tres, cuatro veces desfogue
dentro de ti el semen que esperaba fuera vida ,
tú entendidas, sexo, sexo, sólo sexo
y abrías las piernas, reposabas
y después de nuevo al sexo.

Un día cansado desperté y al abrir los ojos,
me quedé en medio de tu cuerpo buscando
en tu interior amor, y ya lo ves,
me quedé de ti oliendo a sexo .

Corrí el riesgo
- perdí -
busqué debajo de tu superficie,
pero tú eres sólo eso: superficie.
Tu boca en ti son las profundidades
- eso te lo reconozco -,
la parte media de tus piernas
lo mas hondo de tu cuerpo,
y entre tu alma y cuerpo sólo
hay palabras que se borran
con la ducha, piel dorada y trivialidades.

Due® 6 julio 09

lunes, 29 de junio de 2009

Puro sexo...


Era magia pura corazón;
la ropa se entregaba presta
al suelo que la recibía sin pudor alguno,
las sabanas nos esperaban en la cama ansiosa
de levarnos como alfombra de Aladino
a gozar a ojos cerrados
de placeres nuevos nunca repetidos.
Y la luz amor, la luz que respetaba
tus rincones húmedos tan míos
dándole oportunidad a mis caricias
para descubrirlos entre tenues sombras
que brillan con luz propia en cada orgasmo
que se repetía siempre en forma diferente.
Y tus besos corazón,
tus besos que me desnudaban de la piel
para quedarse presos en el alma mía-tuya
y que al tocar mi sangre que hervía
hacían palpitar con fuerza cada parte de mi sexo.
Y el amor, amor, nuestro amor que nos miraba
complacido y sonriente desde aquel perchero
en donde lo colgamos a la entrada para hacer
de nuestras tardes-noches fiesta de placeres
en donde el limite posible era sólo el respeto.
Y el sexo puro compartido en puro sexo
entre tus piernas que sabían con certeza
cada movimiento y adivinando se entonaban
y movían hasta hacer de ello bellas melodías.
Y tu embrujo corazón, el embrujo de hacer
inolvidables esas bellas tardes noches
donde derrochábamos obscenas oraciones
que sabían y se oían como pases de conjuros
de una magia nueva inventada por nosotros
entre carne, amor, e idolatría.

Due® 29Junio09

sábado, 27 de junio de 2009

¿aliento, aire?

Dejaste más aire en mi vida
del que pude suspirarte
-me intoxique amor-,
se marearon en el mar de tu silencio
cada una de mis emociones.
Se nublo mi horizonte,
o tal vez haya sido el nublado
el cristal con el que te miraba,
-¿mis ojos?- no lo sé cariño,
estaba inconsciente.
Acaso haya sido aire desde siempre
y no vida el aroma de tu aliento,
mis costillas huecas confundidas
dicen; aire. Las diez y diez de mis mañanas
dicen; emboscada, y se repiten
cada día sin sentido jugando a morirse.
Era la hora del café amor,
el momento de amarnos ¿lo olvidaste?
Y ve lo que lograste, así en la lejanía
no te reconozco, te veo sin luz y sin aliento,
es decir; como a la mayoría de la gente.
Te falta esencia corazón, entre todo
lo que miro ya no encuentro diferencia,
has perdido el aliento,
y tus alas blancas de ángel…

Due® 27junio09

miércoles, 24 de junio de 2009

Punto y aparte


Sostenidas de un punto
en el silencio que es tu océano
se volvieron naufragas mis letras,
remé contra corriente para hacer
que nuestro amor flotara
con la misma magia de aquella
tuya mía alfombra aladina,
¿la recuerdas?
eran sabanas amor,
pero sabanas riman con sexo,
alfombra con amor y con la mirada de la luna
entre tus piernas que acentuaba con su luz de plata
tu desnuda piel de oro.
¿Es mi fantasía?, tú lo eres corazón,
así como ese punto y aparte del poema
que colgué juntito a tu obligo después
de aquel orgasmo compartido,
y la silueta de tu espalda mojada del sudor
del sexo con amor muy bien sazonado,
y el entrar de nuevo y el salir amante,
y la sabana perversa que de pena se ruborizo
al cubrir la parte baja de tu espalda, y aún así volaba,
y los hombros vida mía,
los hombros que tímidos se escondieron debajo
de los rizos de tu hermosa cabellera
mientras te miraba en ese espacio
en el que se rinde el amor después del amor,
y tu mirada en verde como mar en calma
que subía y bajaba y traviesa me miraba.
De ese punto y aparte es donde
hoy se aferran naufragas mis letras
en aquel océano que de nuevo,
cada que me acuerdo, me empapa…



Due® 24junio09

jueves, 18 de junio de 2009

Viceversa


¿Acaso el entregar la piel a tus caricias
no era sólo la materialización
de lo que con el alma me decías?.

Yo así lo creía corazón,
sin embargo ahora con éste tu cruel silencio
que se mete hasta en los huesos comprendo
que lo tuyo era sólo avidez de carne.
¿Para qué entonces jugaste con mi hambre?

Yo buscaba sexo cuando en mi camino te cruzaste,
tú dijiste; alma, vida amor es lo que busco,
y con delicadas oraciones adulaste mis sentidos
haciéndome creer que era amor lo que buscabas
y que era mi error buscar el sexo en la carne.

Ahora ve amor el daño que me hiciste
al hacer que me creyera de tus frases amorosas;
cambie lo que buscaba por tu amor, amor,
ese que tú engañando me dijiste que buscabas.

Y era más sencillo corazón,
de haber hablado con la voz de la verdad
el sexo hubiera sido el mismo,
no así el daño que engañando has dejado
ahora en mi sino.

Due® 18Junio09

lunes, 15 de junio de 2009

A tinta suelta...


En los versos, en las cartas,
en mi piel que sobrevive a tus caricias
aún después de arrancarla.
En la etiqueta del café que cambie por manzanilla
haciendo caso a la taquicardia que me acompañaba
en el desayuno al recordarte.

En aquel poema que con locos trazos escribí
sobre tu espalda para que nunca lo leyeras;
pero para que sintieras corazón
lo que es amar amor a ciegas.

En el cuento de nuestro futuro que escribí
sobre tu piel y se borro al primer regaderazo.
En el papel de mis poemas náufragos
que nunca te llegaron –o que nunca contestaste-.

En la absurda forma de marcharte
sin dejar sobre la mesa ni un recado,
ni las llaves, ni la tarjeta de presentación
con tu dirección para buscarte.

Te quedaste en tinta corazón;
a pesar de tu forma de ignorarme
y en lo extraño de tu olvido,
en mi tinta vives - tú lo sabes-,
te inventé a tinta suelta suspirando,
salpicando el teclado con los besos aún no dados,
con gotas de mis ojos, y con toda mi poesía.

Due® 15junio09

miércoles, 3 de junio de 2009

Advertencia…


Esta noche de luna soy viento,
me fugué de mi cuerpo que yerto
en la cama se queda sin mí.
Te sugiero mi amor, no inhales profundo
ni trates como antes de verme en la luna,
mete tu cara en alguna novela, no duermas;
no vaya a ser que respires de mí,
y me meta en tus labios, te bese y te haga sentir,
o en tus sueños me sueñes haciendo contigo el amor,
y posea de ti, de una ves para siempre la parte de tu alma
que sé aún suspira por mí.
Te lo digo amor; me duelen los labios llamándote
a rezos, se quedan resecos, partidos y huecos
al mirar una noche y la otra los cielos vacíos de ti.
Te lo advierto amor, me he fugado de mí,
esta noche soy viento, no inhales profundo,
ni duermas amor, no vaya a ser yo tu disgusto
y me quede por siempre en ti.


Due® 3Junio09

lunes, 1 de junio de 2009

Polvo...



Hay quien parte sin decir adiós
y en ese su partir levantan polvo
que termina por nublar recuerdos
-dos lagrimas-
lodo y después, de nuevo polvo.

Pero no es el que parte el que dicta el efecto,
es el que se queda y llora o atesora su recuerdo
quien decide el sentimiento.

Otros cuando parten, incluso sin decir adiós,
-dos lágrimas o muchas-
hacen de nuestro corazón el cielo;
es ahí en donde anidan,
es el corazón donde hacen su guarida
sin volverse polvo por el resto de los días.

Due® 1Junio09

sábado, 30 de mayo de 2009

Suspiros...



Sucede que ya no me saben
a mar, ni a cielo ni a tierra fértil,
ya no pasan por mis mejillas
a darme las buenas noches
ni a entregarme en silencio
el misterio que habita en tu alma,

ocurre que ya no me saben
al beso travieso que jugaba
a esconderse detrás de mi oreja
para sonar como canto
cuando mi silencio
me obligaba a pensarte,

ya no me saben a ganas de acortar
de prisa el trayecto que antes no había
entre tu aliento y mi alma
ni a la humedad de las ganas
de desahogar con gotas de sal la distancia,

no sé qué le pasa a mi corazón
amor, debe estar distraído,
ahora sólo le saben a viento
calor de desierto y a tibio recuerdo.



Due® 25abril 09

Piedra, corazón


Tu piedra corazón, la que colgué en tu cuello
aquella tarde-noche en donde el amor
se nos hizo presente; es una piedra sencilla
sin embargo significa la más bella gema
que a la corona de Reyes o princesas les faltó.

Y la mía amor, la de ástato, la que con tus ojos
tan maravillosos encantaste, esa que al colgarla
en mi cuello me dijiste que significaba aquella
estrella que en un poema entre letras te obsequie,
-tienen que reunirse-

Una no es tuya así como la otra no me pertenece,
son de ambos, son de ese amor que en aquella
tarde-noche mientras nos amábamos se presento,
tienen el poder de trastocarse la una en gema
y la otra en asfalto, pero hay condición; tienen
que tocarse cual si se besarán ;una en mi pecho
y la otra en tu corazón.


Due® 19may09

viernes, 29 de mayo de 2009

¿No lo era?


¿No era amor?

Lo terso de tu mano acariciando
los nudos de las mías,
y tu corazón envuelto entre versos;
besos, abrazos y caricias.
Mis dedos enredando tus cabellos
a mi sueños y tus sueños atándome la vida.
El aliento amor; tu aliento manzanilla
que me diste sin pensar que en él
se disolvieron mis amargas pesadillas.
Tus labios en los míos mientras
le rezaba en místico silencio
a tu alma oraciones aun no escritas.
Tu mirada incrédula que me miraba
cuando entrabas a mi alma mientras
te leía cual si fueras una mágica poesía.
El anillo de la tapa del refresco
que en tu mano sirvió de símbolo
perfecto de unión, amor, cariño y afecto.
Tu piel de oro que abrazaba con cariño a mis sentidos,
y los dedos locos tuyos-míos que vagaron infinitos
por rincones que antes no tenían sentido,
-la luna amor- la luna donde nos mirábamos
cuando requeríamos una caricia tú allá y yo tan lejos.
El sexo elevado a la séptima potencia
que supo a mágica correspondencia y no a sexo,
las lagrimas que precedieran a tu risa
engalanando el ambiente cual si fuera lluvia
fresca que regara ese nuestro mundo
que en ese instante olía a jardín de frutas-mandarina.
-sin duda me perdí amor-

Pero, dime corazón…. ¿No lo era?


Due® 29 mayo 09

No confío


Tal vez mi palabra
muera anónima
entre los caprichos
de los dioses.
Quizás se te olvide
con el tiempo
cual señal escrita
en el viento.

Acaso se disipe
como lo hace
el beso al cabo
de los días
cual si hubiese
sido fragancia
y no aliento.

no lo sé amor,

no confío mi palabra
hablada al futuro incierto,
ni a la memoria
de tu corazón
que cambia
de tonalidad
al sucederse los días,
-lo siento-.

Déjame amor
quedarme en ti
con mi palabra escrita,
tal vez en ella encuentres
en alguna ocasión
un tácito verso,
acaso un llano te amo,
o el valor del ruido
de una lagrima seca.

A lo mejor mis letras
sobreviven a otro invierno,
dales tiempo amor,
tenles paciencia,
en una de esas despiertan,
- y a solas, mientras las lees-,
te avivan la impronta
que mi voz
oculto en tu alma…

Due® 28abril09

miércoles, 27 de mayo de 2009

Indulgencia...


Cuando tu boca no sepa a más nada
y tu piel reviente en las ausencias
de caricias serias,
cuando tu rizoso cabello
se enmarañe entre dedos
que sientas obligados y obscenos
y tu desnudes desnude en tu alma
la pena de los amores que apenas
en ascuas nunca dejaron cenizas.
Cuando tus pasos sean sólo seguidos
de sombras mutiladas de luces
-aun por las noches-
y en tu rostro los surcos sean sólo arrugas
que no reverdecen ni con agüita salada,
cuando tu olor de canela huela a rancia fragancia
y por fin te animes a recordar los versos
que te hice con polvo de estrellas,
tal vez, entonces, el tiempo me haya
otorgado indulgencia,
tal vez aun me alcances tres cuartos
mas allá del destino,
quizás entonces, sabrás, sin preguntas
ni vanas respuestas,
que aquí, sin dudas ni moral sobre expuesta,
aun con amor, te estoy esperando.


Due® 27 mayo 09

sábado, 16 de mayo de 2009

almohada...


a veces vienes y ,¡carajo! te detienes!,
me vas muy bien de leche en polvo,
tu cariño de mamá envuelta en golosina
es cosita del pasado

me lastimas,
me lastima tu olor ¿no lo comprendes?
es mi propia lastima de no enterarme del placer
de una taza inmovida de té o café matizados con el dulce
de la miscelánea y piloncillo, amor,
y canela, del color tan fuerte de tu piel,

-desvarió, que me avienten, me desvié del tema-

si es la lección,
más valía no tomar la taza,
ni mirarla,
ni avejentarla a traguitos de humos ni con bocinadas
¡dijo bocinadas?
no cariño eran campanadas y corazonadas.

Me disculpo por esta devolución no personalizada,
es lo tuyo,
es para no gastarme en lecturas
el poema de tu piel de leche;
de la luna, del espejito inventado:
del amor que no acabo de entender… pero ocurrió.

viernes, 1 de mayo de 2009

Te lo regalo




He vaciado mi pecho
de estorbos,
de ruidos y gritos,
de viejos lamentos,
de vísceras,
musculo y fibra,
de suspiros
que sólo sabían a viento
y a fruta prohibida.
He sacado de él
hasta el aire,
los compases y sinfonías,
las alocadas arritmias,
el marcapasos sin pila
que siempre dictaba
mal el camino.
Saqué aquél horizonte
que miraba a diario
con sus colores,
aromas y valles,
su cielo, las nubes,
montañas y ríos
y su verdad extraviada,
He vaciado mi pecho
de pasajeros amores,
recuerdos, dolores,
angustias, rumores
y sangre sin brío.
He secado
a conciencia
la herida
de éste mi pecho
con tus palabras,
promesas,
versos y besos,
he desinfectado
el hueco
con tus mimos,
tu amor
y la sal de mi llanto.
Así ésta ahora
mi pecho amor,
¿lo quieres?
es tuyo, te lo regalo…

Due® 1mayo09

lunes, 20 de abril de 2009

Me urge


Las cosas no saben nada bien de éste lado,
quiero ir a verte y endulzarme en tus labios.
Le urge a mi piel tu piel canela,
extraño la luz de tu mirada y el amor
con el que en mis brazos te regalas,

me urges y no acabo de pagarle
a la vida lo prestado,
ni termino de cambiar
a negro el saldo del pasado.

Me faltas en mis días, en mis noches,
en el tiempo detenido y en ese que no ha llegado.
Me entristece faltarle a tu esperanza
con mi ausencia, y me duele la distancia,

no me animes con tus –qué le hacemos,
nos veremos cuando puedas-,
me sabe a conformismo
y a suspiro deletreado,

¿Qué le hacemos...?, ¡Quiero verte!,

saborear la miel que tú provocas,
oler el aroma manzanilla
que tu aliento invoca,
acariciar tu alma
y tu piel de oro mi tesoro,

me urge hacer entre tus brazos
las caricias que se han quedado
escondidas entre las prisas,
escuchar tu risa, y con calma;
perderme en el centímetro
cuadrado de los tres lunares
que cuelgan ansiosos en tu pecho,

¿lo ves amor?,

las cosas no saben nada bien de esta lado,
pero al amarte y recordarte como lo hago,
la esperanza de volver a verte reverdece,
aunque aquí en mi mundo,
se riegue con amor y sal de llanto.

Due® 18abril09 j

martes, 14 de abril de 2009

A tu modo


Me sabe extraña tu forma de extrañarme,
cada vez que el camino guiñe un ojo
sientes que éste te reclama cada paso
de tus bailecitos locos y partes sin medir
ni tiempo, sentimientos, ni distancia.

El camino te habla y te tomas
de la mano de la fantasía,
vuelas como beso enamorado
al encuentro de la soledad del aire,
y entonces, en esa lejanía en la compañía
de nadie, dices que me extrañas.

Un giño basta para que suspires y te alejes
sin decir a dónde vas, ni cuando es tu retorno.

Cuando llegas, cuando al fin regresas,
te llenas los pulmones de nostalgia retardada,
te sacas los zapatos, reposas, te das tiempo,
y sin darte cuenta que lo de menos es lo que importa,
te dices en silencio que me extrañas.

Me sabe extraña tu forma de extrañarme,
a veces agria cuando le das poca calidad
al tiempo de tu ausencia y no me cuentas nada.
Sin embargo, cuando estas allá en la distancia
y me llegan en sueños los recuerdos de tu alma
y la brisa de tu aroma, más te amo amor,
porque sé que a tu modo, siempre me recuerdas.

Due® 14abril09"j"

domingo, 8 de marzo de 2009

No sabía de ti…


No sabía que sabías cómo apagar
la luz con el silencio para que las palabras
y las letras sintieran frio, miedo,
desolación, angustia,
-vaya-, hasta ese rencorcito que duele
un poquito al sentirse olvidado.

No sabía que te bastaba un día de sexo
para olvidarte que lo que escuchabas
de mi voz era amor nacido del suspiro
que en las noches de angustia
acariciaba lo que yo creí que era tu alma.
Y lo que leías en mis letras eran versos duros,
de esos que no se rajan al primer olvido,
eran poemas cimentados con amor antiguo,
de esos que perduran agazapados en el tiempo ,
hasta que al primer descuido de lamente
brotan como fuentes regando todo el inconsciente.

sentiría por mi tu partida, amor,
pero no lo haré, ya que si he de hacer recuento
de sentires, mas le va a doler a tu tristeza
cuando cure a la mía de tu recuerdo,

a decir verdad, hoy me duele tu partida,
pero más me duele saber que cuando
tus besos te despierten y recuerdes
a los míos que te amaron, yo mi amor,
-y mi amor-, ya estaremos lejos.



Due®6mar09

sábado, 28 de febrero de 2009

¿razonas?


Y… razonas,
¡vaya problema!,
amarme como te amo
no tiene razón,
fingimos tenerla,
cerramos los ojos,

¿un beso?

¿otro más?

¿Tus labios razonan?

¡Vaya problema!

¡Tu razón está enferma!,

-me mira y la miro-,

y enmarañadas
entre líos y besos,
entre cariños
y garapiño de nueces,
entre los mimos
y los ”ah veces”
y entre costales de besos,

¡Razono!...

Estoy loco y… tú

¿razona?

¡Creo que no!

Eres de mi vida mi vida,
eres locura,
-¿mi cura?-

tal vez…

¿Viceversa?

Due® 7 dic 08

sábado, 14 de febrero de 2009

-¿pero a qué juegas?-


Se me está pudriendo el tiempo
entre éste aquí y el de tu huida.

Entre minuto y minuto masco los segundos,
los regurgito y se me hacen horas tiesas,
frías, secas de caricias,
fijas como fotografías en sepia llenas de cochambre.

¿A dónde fuiste y por qué estás tardando?

El reloj suena en negras como interrogantes,
como símbolos reptantes,
-uno, dos, tres-, ya no entiendo nada,
el metabolismo cambia
y las lagrimas que antes rebotaban
en silencio en mis mejillas ahora truenan,
se escuchan hasta la cocina,
ladra el perro y el vecino pide a gritos el silencio.

-que se calle o lo ahogo entre escupitajos-

Me dejaste por faltarle el respeto a los detalles,
-¡eso lo comprendo!-

¿Pero y los recuerdos…?

Hablo de los tuyos que me pertenecen,
¡Bueno!, si los quieres hoy te los regalo,

-o mañana que regreses-

¿pero dime? y ¿los míos?,
¿mis recuerdos no te mueven?,
¿no te hacen cosquillitas los vellitos
de tus piernas cuando se te erizan cuando te recuerdas
aquel beso que te di cuando contaba tus lunares?.

Se me está pudriendo el tiempo
entre esta humedad de recordarte
y los recuerdos de tu espalda,
-¿pero a qué le juegas?-
¿A quedarte seca y fija?,
o al atreverte a regresar por mis caricias…

Due® 7 enero 09

sábado, 7 de febrero de 2009

En esa media hora...


En ocasiones, casi siempre en la mañana,
me da por pensar en cosas que no tienen importancia,
pienso en el descafeinado sin tostada,
en la mermelada acida a la que se le ha formado una nata blanca,
en el color de la camisa mal planchada,
en tus manos despertando entrelazadas en mi pecho,
y me atoro casi siempre media hora en esa breve liviandad
de pensar en esas cosas que no importan,
pienso en la escasa armonía de los cantos de las aves,
en los diez minutos que ya llevo de retraso,
en la almohada de tu lado de la cama,
en el frío de mi pecho que amanece ronco de llamarte.

Casi siempre es por la mañana cuando pienso en tu ausencia,
en las cosas que no cambian,
en las cosas que han perdido importancia,
pienso por ejemplo en tu necia forma de engañar con la mirada,
en los besos que recuerdo que sabían a realidades destiladas,
en caricias hechiceras que a la media noche desaparecían,
en tus frases mentirosas disfrazadas de verdades,
ya no duele recordarte,
tu recuerdo es ahora sólo un simulacro,
es la pésima costumbre de pensarte media hora en las mañanas,
es el tiempo que dedico a pensar de vez en cuando en la nada,
en las cosas que murieron de esperanza,
en el paso firme con el que te fuiste,
en el dolor que ahogaba mi mirada,
en pensar en lo que fuiste,

y me gusta esa media hora en las mañanas,
esa media hora en la que pienso en tus recuerdos,
y en la cosas que no tienen importancia…



Due® 15 abril 08

viernes, 30 de enero de 2009

Me lo dijiste...


En cada cigarro que prendes
aprendes y prendes.

En cada trago al refresco,
y tus labios tan frescos,
tus manos nerviosas corriendo por mis mejillas,
y tus dedos entre las cejas,
en la intimidad entre la piel y la ropa,
y en ese quererme comer con tus besos,

-y el respeto a mis manos y mis caricias

con tu incomodidad de no haberte bañado-,

-y el rechinar de tu pelo-,

y la gente en la plaza y los nervios…
y el recato de moral y el encanto,

tu cuerpo fuerte de hombre,
y las cicatrices que me mostraste y cocí con un beso,
con tu forma de mirarme mientras comes,
y me miras, me miras, me miras y me comes...

con tus brazos que abrasan
y abrazan,
con tu mirar que desnuda,
y otro cigarro
y otro trago
y una nueva caricia

y mi sonrisa de media luna -así lo decías-,

y el hostal con balcón a la plaza curiosa
y la piel que se cae a los pies del jadeo del aliento,
y,
ese beber de tu boca -ay amor, esa tu boca-
y mirarnos frente al espejo de frente
con tus barbas blancas de viejo marino en la vida,

-y que pican, y que enredan...y acarician-,

y tu piel de niño nacido al amanece sin luna y con frio,
tu manera de contarme tu vida, tú vida,
y todos tus movimientos,
los que dolieron,
los que cerraron mis ojos,
los que abrieron lo eterno de sentirte ahí adentro,
y el calor de tus bellos adentros,
con lo que enseñas,
y lo que aprendo,
con todas tus virtudes de amante
en los sueños perfectos,
y tus defectos
y los “te amo” y los te amo sin duda.

Sin dudas tú lo dijiste, amor… yo lo sentí.



Due® 20 enero 09 de"j"

sábado, 24 de enero de 2009

Sudores...


Bailan por la frente
y la espalda gotas de sudor
con temperatura incierta,
unas frías,
otras tibias
y otras más que hierven atrapadas
en la ropa intima.
Las del pecho se distraen
entre fragancias falsas que disfrazan
la humedad y el olor del sexo
deliciosamente retardado.
Las que nacen de los ojos…
se resbalan por el rostro,
humedecen las mejilla;
Esas son de otra temperatura,
son calor del corazón que las suelta
cual si fuera olla de presión
para no estallar
a destiempo en la pasión.
Otras son minúsculas,
apenas perceptible,
son vapor que nace del aliento,
de las boca,
del deseo,
del amor y las caricias que derriten
en la piel cualquier frontera,
-y unen-,
y lubrican lúdicas pasiones,
y bailan su temperatura incierta.
Bailan y se escurren
como hormigas locas
de un cuerpo al otro,
caen sobre la piel ajena
como aguacero,
regándola,
mojándola,
y urgiendo el calor del sexo…

Due® “j” 24 enero 09

jueves, 22 de enero de 2009

Una y otra vez…

Quería escribirte un verso
que de libre fuera aire; el papel, mis ganas,
el olor ha azufre y tu recuerdo lo pedían.
La melancolía se mojaba con lluvia nueva
y aún así el papel buscaba fuego y pedía a gritos
de la tinta amor, y sexo complaciente de la pluma.
Y me senté en mi cerebro a recordarte
a palpar de nuevo en la memoria
-no hay mejor lugar para abrasarte-
los rincones de tu piel
que con caricias dejé al descubierto.
Y las ganas eran tantas
que la tinta se corría y la pluma
ávida de carne tuya no cejaba
en el intento de escribirte
un verso, y otro, y otro, y otro
como aquel que en el amarte
comencé a dibujar debajo de tu ombligo
y terminé perdido entre volutas de humo
que formaban en el alma puntos suspensivos.
Y en éste escribirte y recordarte
vi de nuevo la sonrisa en tu rostro húmedo de besos,
versos y de aquella tinta que cubrió todo tu cuerpo,
y escribí otro verso, y otro y otro
hasta que la pluma dijo ¡basta!
y la tinta humedecía de nuevo
tu rostro en mi recuerdo.
¿Y, en qué estaba? ¡Ah si!
en escribirte un verso libre como el aire,
sin embargo me senté en mi cerebro
que nunca queda libre del fuego de pensarte
y suspira una y otra y otra y otra vez hasta
formar el aire que aviva la intima humedad
en esta forma bella , de siempre recordarte.

Due® 22septiembre09

domingo, 11 de enero de 2009

Tus ojos...


Siempre he intuido
que el secreto
que tus ojos guardan
pertenece al bello
horizonte en donde
sin
pudor alguno
el cielo funde
en cada sueño
la
esperanza inmensa
de
la
mar
en
calma,

lo revela
tu mirada
en la comunión
exacta
que
se da
al juntar
tu boca con la mía
y mirar
en tu alma
el matiz
perfecto
de la mar
y el cielo
en el color
sutil
de tus
ojos
aguacielo.


Due®

miércoles, 17 de diciembre de 2008

¿A nada verdad?



Me sabes a remembranza,
a cuerdo. Y en ocasiones a nada.

Me sabes a pinche locura,
a mi cura,
a sal,
a la sal de tu espalda,
a pedacito de nada mareada en el mar,
a tantita perennidad,
a piel sobre arena.,
a la arena del mar,
a mar, a amar… y mucho a eternidad.

-¿a nada verdad?-

a nadita,
a charco mediando entre tu paso y mi andar,
a cosita de nada como caracola encantada,
a encantada palmera,
a coco,
a nada que valga la pena,
apenas -ay penas-que valen la vida,

-me sabes a mar, a sal, a cosita de nada-,

me sabes
a piel con hojuelas y miel.

A mérmelada de fresa,
a piel,
a cariño,
a mimo,
a recuerdo de cuero y de nuevo a tu piel,
a jalea de fresa,
a dolor en la sombra,
a madrazo en el alma,
en la mía y la tuya,
a cinismo prudente,
a remembranza,
a recuerdo
me sabes a cuerdo, me sabes a ti…



Due® 16 Dic 08

lunes, 24 de noviembre de 2008

No lo necesito...


...¿qué me quieras?, no me importa,
ni me importa la historia que en tus labios
y en tu piel con recuerdos has escrito,


¿qué me ames?, no lo necesito,
ni me incumbe si tu corazón
disimula discordancias forasteras,


no preciso que me quieras,
la necesidad que tengo, amor de amarte,
es tan sólo necedad de éste corazón amante.


Due 21 nov 08

martes, 28 de octubre de 2008

Eres tanto...


te conozco de toda la vida,
vida que me sigue sabiendo a suspiro,
quiero más,
más vida para terminar de conocerte.
Aún me falta mirar cómo rascas tu nariz
cuando en la lejanía te roza el viento
cual si fuera el alma de mi aliento.
Aún no sé lo que se siente
estar de frente cual espejo mientras
peinas tu cabello y despeinas la mirada enamorada.
Siento que me falta atarme a tu espalda
y sentir que me la prestas cuando ajustas la bufanda.

Quiero mirar tus pies desnudos
caminar sobre mis huellas
y si sientes que valen la pena
te subas en mis zapatos
para reír un poco como un par de locos
mientras damos juntos unos pasos.

Siento que te quiero de toda la vida,
desde antes de mis sueños,
de mis verbos que te nombran,
de mis versos,
en mis sueños,
en la brisa que me dice que suspiras,
en el viento que me encela cuando te acaricia,
en el ruido, en el silencio,
en la humedad de tu pecho cansado
de tenerme y repetirme.

¡Sí!, sé que te conozco desde antes,
de toda la vida,
vida que es tuya desde el día que se me perdió
entre tus miradas la tristeza,
desde el día que con tu aliento
embargaste mis pesares,
desde el día que descubrí
que eres tanto que por mucho
que te tenga, poco te conozco…


Due® 28 oct 08

lunes, 13 de octubre de 2008

Ni tú ni yo....


¡no!, no eras tú,
ni tu lánguido semblante de puta mal pagada,
ni yo con la necia disfunción que me corría
desde la lengua hasta tu hambre,
ni tu ombligo,
ni mis ganas
ni la borra de pelusa huérfana de amores,
ni las lagañas que adornaban tus pestañas,

¡no!, no eras tú ni yo,
ni la triste alcoholemia íntima que compartíamos,
ni las mañanas solitarias de tus manos en las mías,
ni tus besos mudos,
ni mis labios secos,
ni las sábanas manchadas con los jugos tempraneros,

no eras tú, ni yo,
¡vamos!, ni tus ojos ni los míos húmedos de llanto,
ni tu rostro mal pagado,
ni mis ganas que morían a tu lado,
no era yo, y creo que tú tampoco,
ni el presente que matábamos a golpes de olvido,

-no te fijes-, no eras puta,
ni lánguida,
ni tu semblante se adornaba de lagañas,
¡yo te amaba!,
pero nunca pude manejarme con cordura,
te perdono, aún te amo ¿me perdonas?


Due® Octubre 08

sábado, 4 de octubre de 2008

Lunar...


Hubo un punto que se negó a ser línea,
vivía abajo a la izquierda de los labios.
Punto soñador y disidente, que se negaba
a ser borrado por los afeites del olvido.

Reclamaba su derecho a ser lo que soñaba
y no a vivir como siempre lo miraban.
¡No soy punto! –Reclamaba-, no me cubran
de los ojos que me miran.

Soy pasión que algún día se colgara
de alguna boca, soy delirio en la humedad
de otros labios. ¡Soy lunar y no un punto!,
mi Señor no es la geometría.

Tal vez pertenezca
a la lujuria, o tal vez,
simplemente a los ojos del amor.


Due® 11 feb 08

viernes, 3 de octubre de 2008

Sin tu verbo...


Me alejé un día de mañana,
era una tarde de julio,
tal vez para ti ya era tarde,
para mi sólo era julio,

me llevé tu cintura debajo del brazo
aún después de tanto me brilla en la cama,
en almohada,
en la memoria,
-en la carne-
y en las tarde de cada año,
en cada tarde solitaria de éste julio,
y del otro…
y del que viene,

no te cambié por el futuro,
-pero ya ves-,
contigo de poesía ni una palabra,
contigo el verbo era mudo
y la poesía sólo mi rutina en carnes solitaria,
en las tardes eras sólo meses pasajeros,
y un poco de nada en los tiempos venideros,
era julio,
era tarde,
fuiste mi pasado aún en mi presente,
sólo una rutina,
solo, sólo en ruinas,
sólo julio,
sólo eras una en tu envidiable egolatría
y en muchas tardes,
sólo una mañana de encontrarme solo entre tus carnes,
vacío
solo sin mi julio,
ni mañanas,
ni mi despertar,
ni tú mudo amor entre los verbos,
ni tus muslos,
ni tu cara,
ni tus besos ni tu sexo,
ni el aroma de los años,
ni el engaño,
ni tu vida ni la mia
ni tus ojos -ay, tus ojos-....
sólo carne,
sólo sin tus miseros misterios,
sólo en julio,
solo en julio…

Due® 25septiembre 08

miércoles, 27 de agosto de 2008

Polvo de estrellas...


Tomé del armario mis falsas alas negras,
las de lujo –claro-, las que uso cuando sueño
que podría saltar constelaciones cual si fueran
solo charcos infinitos en donde navegan
mil doscientos veinticuatro veleritos
construidos con las hojas del papel
en donde están escritos los poemas nunca dichos,


agité con fuerza aquellas falsas alas negras
para que escurriera el polvo de estrellas
y también formar con ello ráfagas de viento
para simular suspiros que movieran,
de los charcos infinitos, a buen puerto,
el destino de los veleritos de papel escritos
con la tinta roja enamorada,

miré desde muy alto aquel desfile de poemas
que sorteaban infinitas olas de esperanzas,
y por un momento confundí al infinito
con los charcos llenos de estrellitas que tocaban
buenos puertos que con sentimiento derramaron
cristalinas lagrima de amor enamorado
que se confundieron con estrellas
despistándome en mi alto vuelo,

y cerré las falsas alas negras y caí en picada
hasta la puerta de mi armario,
despistado como estaba deshoje la libreta de poemas,
me busqué una playa inmensa a la orilla
de un charco infinito, me senté en mi memoria
y construí muchísimos veleros que navegan por los sueños
con tu nombre dibujado en su casco con polvito de estrellas.


Due® 27 ago 08

lunes, 18 de agosto de 2008

El tiempo no nos ha cambiado...






ya jamás escribo en tu presente, y no lo niego,
en mis sueños siempre hay un momento para tus recuerdos, algunas ocasiones tan cercanos y a la mano como lamparita de buró, otras veces tan lejanos como aquella lluvia tenue que acaricia la retina húmeda de mi memoria,

mis letras ya no están en tu presente
porque viven recordando tu pasado
-lo pasado-,
las promesas de loterías instantáneas
–Más suerte para la próxima, siga intentando-
tus mentiras que sabían a verdades -¡no!-
sabían mas crueles que verdades francas,
de esas que derrumban antes de crear historias.

Para no perder las buenas costumbres ya nunca te escribo,
ni me siento a fumar junto a la venta en las noches estrelladas
después del sexo de artificio, ya no te fumo ni me interesa
ser el escribano de tu pasado que recuerdo
mas por lo pesado que se siente tu recuerdo,
que el dolor de tu partida,

no he dejado de escribir,
no podría dejar de hacerlo como haces tú con lo que amas,
tú y yo bien sabemos de principios,
seguiré escribiendo lo pasado,
sólo que mis letras no serán decentes a tus ojos,
ya lo ves, el tiempo no nos ha cambiado,
tú sigues con tu vida, yo sigo solo y escribiendo.


Due® 24jul08

martes, 12 de agosto de 2008

Amor de papel...





Te encuentro serpenteado
entre las letras,
acentuando los escritos,
en la pluma y el papel,
en el aire y en mi pésima caligrafía.

En las lágrimas puntuales,
en el negro de la tinta,
en lo blanco del papel,
y en el fondo, en el fondo del tintero.

En el humo del cigarro,
en el cigarro mismo,
en la brasa que me abraza
-la piel de nuevo-,
y el papel que boto junto a mis sentidos.

En las letras,
en las frases,
en los dramas y comedias,
en la prosa descarada,
y en el la mermelada del papel de la poesía.

En mi mente que me miente que tú existes,
en los sentidos que razonan y te aman,
en el aire que respiro,
en el papel de novelero,
y en las hojas de papel donde te invento.



Due® 7 feb 08

lunes, 11 de agosto de 2008

Pluma blancas...



Te vi una tarde mirando el horizonte,
no se si en tu mirar nacía tímida la noche,
o es que tus ojos despojaban de la luz al día,

te vi una noche escuchando a la noche,
y el silencio se hizo eterno en el murmullo
fino de aquel viento generado
por el cuento, la poesía,
y la rima de un suspiro enamorado,

te vi a mi lado una mañana,
en tu aroma se retrataba la claridad de la alborada,
en tus ojos se encontraba la luz de mi horizonte,
y en la piel de tu espalda, la poesía, el cuento,
y las pluma blancas de las alas de un ángel.


Due® 7 mayo 08

La lluvia de mi alma...


Me gusta saber que me sueñas
vagando entre tus sueños;
en secreto tus suspiros
al oído me lo han dicho,

en aquel sueño de madrugada
me has contado que te gusta saber
que en el entrelazo de nuestras manos
el tiempo sin prisa se acomoda,
mirándome a los ojos
en un guiño cómplice lo he reconocido,

en ese vagar en lo profundo de tus sueños
me has pedido repetidas veces que me quede.
Y el ruido de la lluvia de mi alma con cariño
te despierta y te recuerda que yo,
solo soy el vago de tus sueños.


Due®

domingo, 4 de mayo de 2008

Cómo


Me faltan palabras
pero no sentimientos
para decirle sin penas ni dudas,
que ya pertenece a mi vida
a mi amor y mis sueños
con esa su bella pureza
que ya desde siempre rondaba
cada una de todas mis fantasías.
Cómo no decirle que le amo
si al ver su adorable sonrisa
en cada medialuna y sin importar
la distancia le dibujo en mi mente
historias y cuentos, poesías y versos.
Cómo no hacerle saber que le dedico
todo mi aliento y se lo encargo
al viento para que presto le llegue
a sus labios como cálido beso.
Cómo no hacerlo
si con la primera mirada,
-regalo de diosas y Dios-
me dijo quedito;
tu sueño se está cumpliendo.


Due® 4mayo09