domingo, 8 de marzo de 2009

No sabía de ti…


No sabía que sabías cómo apagar
la luz con el silencio para que las palabras
y las letras sintieran frio, miedo,
desolación, angustia,
-vaya-, hasta ese rencorcito que duele
un poquito al sentirse olvidado.

No sabía que te bastaba un día de sexo
para olvidarte que lo que escuchabas
de mi voz era amor nacido del suspiro
que en las noches de angustia
acariciaba lo que yo creí que era tu alma.
Y lo que leías en mis letras eran versos duros,
de esos que no se rajan al primer olvido,
eran poemas cimentados con amor antiguo,
de esos que perduran agazapados en el tiempo ,
hasta que al primer descuido de lamente
brotan como fuentes regando todo el inconsciente.

sentiría por mi tu partida, amor,
pero no lo haré, ya que si he de hacer recuento
de sentires, mas le va a doler a tu tristeza
cuando cure a la mía de tu recuerdo,

a decir verdad, hoy me duele tu partida,
pero más me duele saber que cuando
tus besos te despierten y recuerdes
a los míos que te amaron, yo mi amor,
-y mi amor-, ya estaremos lejos.



Due®6mar09

4 comentarios:

Alejandra dijo...

Y re lejos que està uno siempre, ayyy paquito, siempre escribes cosas que me revuelven todas mis emociones...

Saludos paquirrin.

Alejandra dijo...

Gracias por pasar a mi blog Francisco...

Saludos.

Emilio Ariza dijo...

Siempre nos damos cuenta de lo que tenemos cuando lo perdemos, pero si no sabemos apreciar lo que tenemos, que nos den… je je je , Un placer compadre , abrazos

Noviembre dijo...

Ya no sé qué decirte que no te haya dicho antes...

A veces es tan necesario alejarse de algo para que se sepa lo mucho que se apreciaba... es una lástima tener que recurrir a semejantes martirios...

Yo volveré... pero lo haré antes de echarte de menos... :)