martes, 28 de octubre de 2008

Eres tanto...


te conozco de toda la vida,
vida que me sigue sabiendo a suspiro,
quiero más,
más vida para terminar de conocerte.
Aún me falta mirar cómo rascas tu nariz
cuando en la lejanía te roza el viento
cual si fuera el alma de mi aliento.
Aún no sé lo que se siente
estar de frente cual espejo mientras
peinas tu cabello y despeinas la mirada enamorada.
Siento que me falta atarme a tu espalda
y sentir que me la prestas cuando ajustas la bufanda.

Quiero mirar tus pies desnudos
caminar sobre mis huellas
y si sientes que valen la pena
te subas en mis zapatos
para reír un poco como un par de locos
mientras damos juntos unos pasos.

Siento que te quiero de toda la vida,
desde antes de mis sueños,
de mis verbos que te nombran,
de mis versos,
en mis sueños,
en la brisa que me dice que suspiras,
en el viento que me encela cuando te acaricia,
en el ruido, en el silencio,
en la humedad de tu pecho cansado
de tenerme y repetirme.

¡Sí!, sé que te conozco desde antes,
de toda la vida,
vida que es tuya desde el día que se me perdió
entre tus miradas la tristeza,
desde el día que con tu aliento
embargaste mis pesares,
desde el día que descubrí
que eres tanto que por mucho
que te tenga, poco te conozco…


Due® 28 oct 08