lunes, 13 de octubre de 2008

Ni tú ni yo....


¡no!, no eras tú,
ni tu lánguido semblante de puta mal pagada,
ni yo con la necia disfunción que me corría
desde la lengua hasta tu hambre,
ni tu ombligo,
ni mis ganas
ni la borra de pelusa huérfana de amores,
ni las lagañas que adornaban tus pestañas,

¡no!, no eras tú ni yo,
ni la triste alcoholemia íntima que compartíamos,
ni las mañanas solitarias de tus manos en las mías,
ni tus besos mudos,
ni mis labios secos,
ni las sábanas manchadas con los jugos tempraneros,

no eras tú, ni yo,
¡vamos!, ni tus ojos ni los míos húmedos de llanto,
ni tu rostro mal pagado,
ni mis ganas que morían a tu lado,
no era yo, y creo que tú tampoco,
ni el presente que matábamos a golpes de olvido,

-no te fijes-, no eras puta,
ni lánguida,
ni tu semblante se adornaba de lagañas,
¡yo te amaba!,
pero nunca pude manejarme con cordura,
te perdono, aún te amo ¿me perdonas?


Due® Octubre 08

3 comentarios:

ANGEL VIRGILIO dijo...

!!Genial hermano!! Siempre felicito con placer tu tinta, escribes de maravillas. Un abrazote inmenso hasta Mexico.

Anónimo dijo...

!Me encanto...!!!
Tienes mucho talento, ese poema creo va dirigido a alguien....
Pero felicidades!!!!!

Another Lovely Rainy Day of November... dijo...

Tremendo.

Me quedo un rato más, si no te importa.

Un saludo