viernes, 14 de agosto de 2009

Tengo que decirlo


el reloj se muere lentamente
en la pared de muerte natural al esperarte
y yo con él colgado en su esperanza,


Me lo han dicho corazón,
-la esperanza muere antes que uno-
¿o lo leí de un loco?, no lo sé amor,
de cualquier forma eso suena a frío,
se siente a que en cualquier momento
me resigno a que no vuelves.
Y me sabe a olvido.

Desde tu partida no sé nada,
acaso los recados que me dejas
en la cara bella de la luna,
o en la lluvia que me sabe a olvido
y que disfraza en mi rostro
el resultado de éste nudo en la garganta,

y sigo aquí esperándote y guardando
para ti toda la mar en caracolas rosas,
aún tengo tus suspiros en el cuello
colgados como perlas de rosario
y tu nombre cada noche a flor de labios,

te veo al despertar con el primer atisbo
en la cortina del polvito que se mira
entre el sol y el horizonte,
y lo siento corazón, pero tengo que decirlo;
me confundo entre el principio
de otro día con esperanza,
o lo que puede ser el rastro
de la ultima parte de mis sueños.

Due® 14agosto09

2 comentarios:

E.P.E. dijo...

Excelentes letras amigo, en mi opinión "la de un loco", la esperanza es lo último que se pierde, pero casi siempre el amor la gana, dejándola sola y desganada.

Un placer pasar por tus letras, un fuerte abrazo.

José Antonio dijo...

Me ha encantado, de veras.
Una poesía muy pura.
El final es muy logrado.
Un saludo, compañero.