miércoles, 27 de mayo de 2009

Indulgencia...


Cuando tu boca no sepa a más nada
y tu piel reviente en las ausencias
de caricias serias,
cuando tu rizoso cabello
se enmarañe entre dedos
que sientas obligados y obscenos
y tu desnudes desnude en tu alma
la pena de los amores que apenas
en ascuas nunca dejaron cenizas.
Cuando tus pasos sean sólo seguidos
de sombras mutiladas de luces
-aun por las noches-
y en tu rostro los surcos sean sólo arrugas
que no reverdecen ni con agüita salada,
cuando tu olor de canela huela a rancia fragancia
y por fin te animes a recordar los versos
que te hice con polvo de estrellas,
tal vez, entonces, el tiempo me haya
otorgado indulgencia,
tal vez aun me alcances tres cuartos
mas allá del destino,
quizás entonces, sabrás, sin preguntas
ni vanas respuestas,
que aquí, sin dudas ni moral sobre expuesta,
aun con amor, te estoy esperando.


Due® 27 mayo 09

2 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Preciosos versos!!!!!!!!!!!
De un increíble ritmo y romanticismo.
Un fuerte abrazo.

Due® dijo...

Gracias Poeta amigo, sin duda es un halago enorme para mi persona y mis letras verte por aqui, un abrazo