lunes, 11 de agosto de 2008

Pluma blancas...



Te vi una tarde mirando el horizonte,
no se si en tu mirar nacía tímida la noche,
o es que tus ojos despojaban de la luz al día,

te vi una noche escuchando a la noche,
y el silencio se hizo eterno en el murmullo
fino de aquel viento generado
por el cuento, la poesía,
y la rima de un suspiro enamorado,

te vi a mi lado una mañana,
en tu aroma se retrataba la claridad de la alborada,
en tus ojos se encontraba la luz de mi horizonte,
y en la piel de tu espalda, la poesía, el cuento,
y las pluma blancas de las alas de un ángel.


Due® 7 mayo 08

3 comentarios:

Eloisa echeverria dijo...

Gracias por el café...ha sido un gusto enorme.
Un saludo fraterno para ti.
Eloisa echeverria.

Due® dijo...

El gusto ha sido mio amiga, un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Y seguramente ese ángel te envolverá en su universo...sólo para hacerte feliz, un instante, un sólo instante que equivale a eternidad.